Estadísticas sin Google en WordPress

Hace un tiempo que este blog (que nadie lee) dejó de utilizar estadísticas de Google. La razón era que si no actúas como piensas, acabarás pensando como actúas, o lo que es igual, si se está preocupado por la privacidad era incoherente emplear las estadísticas fáciles y gratuitas que Google sacrificando la privacidad de quien visitase el sitio.

He encontrado el plugin de Komito Analytics gracias ver el perfil de su CTO porque re-publicó (retwiteó para los que emplean anglicismos) un tweet (aquí me quedo con el anglicismo) que envié sobre software libre.

En su web afirman que la privacidad no debe preocuparnos porque no almacenan ningún dato, lo suyo es un software de análisis, pero no un servicio web.

¿Quién está detrás de Komito? Si visitamos la web de Komito encontramos que además de este plugin, se ofrece más software abierto (open software) desarrollado por Datamart. Se trata de desarrollos orientados a la analítica de datos, su tratamiento y presentación.

El plugin se añadió hace una semana así que próximamente podré opinar, de momento sería prematuro.

Actualización: Grave error por mi parte… el plugin tenía buena pinta y no muestra estadísticas en el panel de WordPress. La decepción ha impedido una investigación profunda porque el tiempo ha sido invertido en una alternativa de la que habrá nota en breve. Parece que permite anonimizar a los usuarios aunque almacena, igualmente, la información en las estadísticas del buscador irrespetuoso con la privacidad.

Cambio en la distro preferida

Ubuntu ha sido la distribución de entrada para una gran número de usuarios de GNU/Linux para sus escritorios. Mi caso es otro porque comencé a utilizar Linux antes de que apareciera. Ha hecho mucho por facilitar el acceso y sus grandes valores han sido la combinación de estabilidad de Debian con una adopción temprana de actualizaciones.

He oido recientemente en tres canales distintos (solo puedo citar dos; The Linux Experiment y el famoso podcast The Linux Unplugged cap. 454) la misma argumentación a favor de Fedora. Ha sido la primera en ofrecer Gnome 41, y será la primera en Fedora 36 en ofrecer Gnome 42, que es una revisión importante de escritorio con novedades relevantes. La confiabilidad de las actualizaciones de software y de versión de distribución también son valoradas. Añado a eso que, en mi opinión, Fedora como Ubuntu cuenta con el respaldo de una empresa que apoya su desarrollo.

El apoyo de Red Hat a Fedora se ve enmarcado en el movimiento de considerar CentOS como una versión rolling release (que ellos llaman Stream) de lo que acabará siendo RHEL. Acentúa que Fedora quede como la versión orientad al software más reciente. Recordemos que aunque menos popular también dispone de una versión Fedora Server.

Ubuntu en Cloud es una versión ampliamente elegida, esto no ocurre con Fedora obviamente, ni con RHEL porque quien requiere RHEL en servicios cloud o suele elegir un clon (antes CentOS, ahora RockyLinux o Alma), o despliega (y orquesta) con OpenShift su infraestructura en una nube híbrida.

Invertir de distintas maneras

Inversiones externas

Meta (antes Facebook) y Amazon han anunciado a principio de 2022 inversiones en la construcción de centros de procesos de datos en España (Datacenters en la jerga de las TI).

Todas las maneras de invertir no son iguales. La inversión de Meta, por ejemplo, ofrece re-activar Talavera de la Reina invirtiendo 1.000 millones para su construcción que creará 1.000 empleos durante el periodo de la construcción y unos 250 tras la finalización. Telefónica a través de Wayra creará junto con esta iniciativa un centro de desarrollo.

Amazon anunció en fechas próximas a la noticia que iba a establecer cuatro centro de procesos de datos; dos principales en Madrid y Barcelona, dos de apoyo en Bilbao y Valencia. Se sumarían a las actuales instalaciones en Zaragoza.

Inversiones internas, la diferencia.

En otro ámbito de inversiones encontramos Lanzadera en Valencia, Wayra en Madrid (hay más como SeedRocket) y en unas pocas ciudades más, Málaga (lo están haciendo muy bien por allí), Barcelona.

La iniciativa interna carece del volúmen económico de las externas y en mi opinión su propósito y alcance es distinto.

La inversión externa obedece a planes estratégico de multinacionales y sus objetivos de crecimiento, expansión y aprovechamiento de la economía de escala estableciéndose allí dónde más rentable es para el objetivo final. Ofrecen mejoras al lugar donde se implantan, obviamente, pero no es la prioridad que les mueve.

La inversión interna busca también la rentabilidad y que la inversión en la start-up sea rentable. La diferencia es que el plan estratégico, el diseño del producto o servicio, el conjunto de la oferta de valor es fruto de la start-up. La incubadora – aceleradora influye pero no ha creado el proyecto, apuesta por él porque entiende que es viable y rentable.

La gran diferencia es que una nos convierte en sujeto (más o menos) pasivo de una iniciativa y la otra dinamiza una iniciativa que incrementea el I + D + I de nuestro entorno.

Algunos enlaces que me ayudaron a opinar:

Acotando el comando top para un proceso concreto

El comando top ofrece opciones para casi todo. La administración de Linux requiere, a veces, fijarse en uno o unos pocos procesos concretos. Hay otras maneras de hacerlo (es una de las ventajas de Linux).

Resulta fácil recordar esta opción, en la que a continuación del comando top añadimos “-p” de process y podemos poner tantos PID separados por coma como sean necesarios.

# top -p659

Un ejemplo de cómo se ve un solo proceso, en este caso el demonio de fail2ban:

Otro ejemplo de cómo ver más de un proceso, en este caso, dos procesos de nginx:

# top -p487,488

(Des)habilitar una aplicación al inicio de Gnome

Al iniciar sesión en Gnome pueden iniciarse aplicaciones automáticamente. Se trata de una aplicación, cualquiera, no de un demonio del sistema, y que solamente se arranca cuando el usuario inicia su sesión.

¿De qué manera se habilita o deshabilita el auto arranque de una aplicación? El directorio /home/usuario/.config/autostart/ del usuario contiene un fichero oculto con el nombre de la aplicación que se está iniciando automáticamente.

Una instalación de Microsoft Teams en Linux creará un fichero como el que sigue y tanto para este ejemplo como para el resto, la línea a modificar es evidente, destaco en negrita:

user@host:~/.config/autostart$ cat teams.desktop
[Desktop Entry]
Version=1.0
Type=Application
Encoding=UTF-8
Name=Microsoft Teams - Preview
Exec=/usr/bin/teams %U
Icon=teams
Terminal=false
StartupNotify=false
Categories=Network;Application;
MimeType=x-scheme-handler/msteams;
X-GNOME-Autostart-enabled=false
X-KDE-Protocols=teams