Category Archives: life

Epic

This are 3:49 of epic music by Vienna Philarmonic conducted by John Williams, playing, obviously, (my) Imperial March.

Plan B, failure, loosers and winners

You start thinking about Plan B and every thought that you put into Plan B you’re taking away now that thought and that energy from playing a and and it’s very important to understand that we function better if there is no safety net because Plan B becomes a safety net.

It says that if I fal then I fall and I get picked up and I have something else there that was they will protect me and that’s not good because people perform better when there’s no safety net people perform better in sports and everything else if you don’t have a plan B.

To me it is very dangerous to have a plan B because you’re cutting yourself off from the chance of really succeeding and the reason one of the main reasons why people want to have a plan B is because they are worried about failing.

What is if I fail? then I don’t have anything else. Well let me tell you something: don’t be afraid of failing, because there’s nothing wrong with failing. You have to fail in order to climb that ladder there’s no one that doesn’t fail. We all fail it’s okay. What is not okay is that when you fail you stay down. Whoever stays down is a loser and winners will fail and get up fail and get up fail and get up you always get up that is a winner that is a winner

Deseos para el día de “Acción de Gracias ” por Dan Gillmor

(Previa: este post es una traducción del original publicado por Dan Gillmor en su blog. Detalles aquí)

(Nota del autor: esto es una adaptación de un editorial del Día de Acción de Gracias que escribí hace muchos años en Detroit Free Press y que luego actualicé en mi columna de San Jose Mercury News).

Acción de gracias, mi día de fiesta favorito, nos invita a hacer una pausa y recordar nuestras bendiciones. También es un recordatorio anual de que, como me lo recordó un amigo, el mundo necesita más peregrinos y menos pavos [1].

Los peregrinos que admiro corren riesgos. Se embarcan en viajes a lugares nuevos, desconocidos y, a menudo, hostiles, con una visión que trasciende el miedo. Pero eso no es todo. Su poder de permanencia y sus convicciones morales los llevan mucho más allá del hambre obsesionada de sí mismos por la riqueza y el poder, y la voluntad de envenenar nuestro discurso público, que infecta a nuestra nación en los niveles más altos y amenaza con derribar la república.

Debido a que las personas son complicadas, podemos ser pavos en un momento y peregrinos al siguiente. La historia nos dice que los peregrinos coloniales de Estados Unidos no fueron uniformemente admirables (por decirlo suavemente) en sus actos o motivos. Y la naturaleza humana no ha cambiado.

Así que mientras los más afortunados demos gracias por nuestra recompensa esta semana, mientras el excedente culinario del Día de Acción de Gracias da paso al exceso comercial de la temporada de vacaciones, honremos nuestra buena fortuna recordándonos lo mejor de los demás.

Respeto a los maestros y bibliotecarios de mi pequeño pueblo, quienes difundieron el conocimiento a través de la comunidad. Creen en el poder de las palabras, del aprendizaje, del descubrimiento. Son peregrinos.

Me siento humilde ante las personas que trabajan por un salario relativamente bajo, y en ocasiones con un gran riesgo personal, para llevar la verdad a sus comunidades a través de un oficio: el periodismo, que nunca hemos necesitado más. Ellos también son peregrinos.

Admiro a los activistas que ven una mejor América y trabajan todos los días para crearla, que la cruel nación que muchos de nuestros líderes han fomentado a lo largo de los años. Nos están guiando en un peregrinaje nacional hacia la justicia real.

Un amigo que murió hace varias décadas construyó un negocio exitoso y luego entró en el servicio público. Al principio de su carrera política, insistió bastante en que si eras pobre era por tu culpa, punto. Mantenerse en el poder le ayudó a entender lo contrario. Un republicano conservador —antes de que “conservador” hubiera sido retorcido en su estado actual de extremista de derecha— nunca dejó de confiar en que el mercado libre eliminaría la pobreza a largo plazo. Pero se dio cuenta de que el resto de nosotros, como voluntarios, y a través de nuestro gobierno, teníamos que ayudar mientras tanto. Fue un peregrino.

En el Área de la Bahía [2], donde vivo, el comportamiento de algunas personas famosas de la tecnología podría hacerte creer que el mundo tecnológico tiene muchísimos más pavos que peregrinos. Sin lugar a dudas, el campo ha atraído más que su parte de ambos, lo que refleja su estilo intenso y creativo. Silicon Valley hace todo en exceso, ¿por qué no esto? Pero el peor comportamiento de nuestras compañías tecnológicas ahora está entrelazado con nuestra agitación nacional, y sus líderes apenas han comenzado a reconocer su culpabilidad. Algunos de ellos necesitan desesperadamente peregrinaciones propias.

A veces temo que Estados Unidos, inundado de ira, mezquindad, avaricia, presunción y engaño, haya perdido su sentido de exploración, maravilla y justicia. Pero siempre vuelvo a los peregrinos que se niegan a aceptar la forma en que son las cosas, que rechazan la comprensión y la complacencia puras, y que nos llevan a lugares mejores.

Mi mesa rebosará de generosidad este jueves. Estoy agradecido más allá de las palabras por mi vida de relativa comodidad, por mi oportunidad de explorar y aprender constantemente.

Espero sostener esta peregrinación por la vida, por la justicia. Y mientras América celebra el Día de Acción de Gracias, 2018, deseo lo mismo para ti.

[1] La cena del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos es costumbre cenar un gran pavo.

[2] Se refiere al Área de la Bahía de San Francisco, donde se encuentran algunas de las empresas tecnológicas más importantes y la Universidad de Standford y Berkeley, entre otras.

[3] Traducido y reproducido con autorización de Dan Gillmor. Si quieres saber más sobre él, puedes consultar la entrada sobre Dan Gillmor en la Wikipedia o leer en inglés sus propias palabras en el blog de Dan Gillmor. Quiero destacar como supporter de la FSF – Europa que recibió el galardón de la EFF en el año 2.002.